HOJA EXTRA 18
AÑO NUEVO

PRIMERA ESCUELA DE VALORES

Vivimos una época de muchos cambios y transformaciones que han afectado también a la familia. Las encuestas, sin embargo, ponen de relieve que seguimos valorando altamente la familia, que sigue siendo una referencia esencial en nuestras vidas. Pero múltiples peligros acechan su estabilidad: problemas de convivencia, nuevos hábitos laborales, situaciones d riesgo para los hijos, falta de referencias educativas sólidas, malos tratos, crisis del compromiso estable… La familia de Nazaret es un modelo universal para todos los tiempos. Las difíciles circunstancias en las que Jesús creció fueron solventadas con el amor y la entrega mutua.
El hogar es la primera escuela, la iglesia doméstica, donde el niño aprende lo que observa de los padres, es el lugar privilegiado para la iniciación en la fe. La familia satisface las necesidades básicas de todo ser humano. Todos tenemos la necesidad de amar y ser amado, necesidad de ser válidos, necesidad de ser autónomos y necesidad de vivir en pertenencia. La familia nos da seguridad: necesitamos sentirnos incluidos y que nos lo recuerden. Da la impresión de que muchos hijos de hoy sienten que pertenecen más a las abuelas o a su profesor que a los padres, pues ellos suelen pertenecer a su trabajo más que a nadie.

CON MARÍA PARA UN AÑO NUEVO

Santa María, Madre de Dios, nos ayuda y nos invita a comenzar con buen pie este Año Nuevo. Y, si es Año Nuevo, hay que arrancar también las 12 páginas que hemos ido pasando en estos meses anteriores:
Dejemos atrás la página de la tristeza. Estamos llamados, contemplando el rostro de Jesús, a disfrutar de la vida. Un disfrute que será bueno y eterno si lo hacemos con la ayuda de nuestra fe. Dios ha venido como Señor de la alegría.
Dejemos atrás la página del odio. Todos, en algún momento, hemos levantado el hacha de guerra en diversas circunstancias y por variados motivos. La Reina de la Paz, la Virgen María, nos recuerda que como cristianos hemos de ser hacedores de paz y no guerrilleros.
Dejemos atrás la página del rencor. No es bueno atesorar malos momentos, malas experiencias. Recordemos lo bueno y lo potenciemos. Olvidemos lo malo y entremos sin reservas en este Año Nuevo
Dejemos atrás la página de la duda. Un mundo sin fe se queda en nada. Agarrémonos a Dios. Creer y esperar sólo en el hombre, en el progreso, en la ciencia, no nos asegura nada ni facilita mucho las cosas.
Dejemos atrás la página de la superficialidad. Seamos más profundos. Si Dios dejó el cielo por estar con el hombre, por hacerse hombre. ¿Cómo no vamos, en contraprestación, a dejar nuestros pequeños paraísos para conocerle más y mejor?
Dejemos la página de la cobardía. Un cristiano que no da testimonio es como una chimenea que adorna una casa pero por la cual, al no salir nunca humo, denota que existe poco calor y escaso fuego en su interior. Es hora de desprendernos de la concha de la vergüenza apostólica.
Dejemos atrás la página de nuestros defectos. No es suficiente ser conscientes de ellos; no nos podemos amparar en el “somos humanos y todos erramos”. Un nuevo año es una nueva oportunidad que Dios nos da para escribir de nuevo una historia de esperanza, de amor, de ilusión y de alegría con la pluma de nuestra fe.
Dejemos atrás la página de la ingratitud. Seamos más agradecidos. Reconozcamos, a los que nos rodean o trabajan con nosotros, los pequeños detalles que nos brindan cada día.
Dejemos atrás la página de la violencia. Que nuestras palabras sean más agradables; que nuestras actitudes sean más constructivas; que nuestra crítica sea más objetiva y menos interesada. Que el terrorismo sea pronto un punto negro, pero en nuestra memoria.
Muchas más páginas podríamos dejar atrás de lo que ha sido el viejo año y, por lo tanto, nos sirvan para mejorar en el presente 2018 que iniciamos.

ES MI DESEO

Que nunca se nos vayan las ganas de vivir ni de hacer, de los flojos, los mejores momentos. Que nadie se interponga en el camino, más que las firmes huellas de la sinceridad, las rodadas que marchen ilusión adelante y el espacioso tiempo del encuentro. Que todo sea en la Tierra más humano que nunca, que entonces y que ahora, y podamos seguir confiando en nosotros, en nuestros semejantes, ejerciendo lo justo, compartiendo la luz, a corazón abierto. Que todo sea preámbulo de paz y regocijo y florezca el cariño como un laurel añejo, anchuroso y robusto en cada nombre propio. Es mi deseo.
Que no flaqueen jamás las buenas intenciones y en nuestras manos prendan la generosidad y la fe que conlleva y surjan de sus brotes los designios más prósperos, los abrazos más tiernos. Que se posen en ellas los pájaros del frío y picoteen la grana de la misericordia, de nuestra comprensión. Y esparzan su nobleza tras elevar el vuelo. Que no se difuminen, como un frágil vestigio, los límites de aquello que nos convierte en únicos, distintos, de esencia incomparable: el apego, el apoyo, el respeto, el ahínco, la rectitud, la unión, la piedad. Es mi deseo.
Que los que nos sucedan disfruten de días grandes, intensos, luminosos, inolvidables y altos; y de noches hermosas para soñar sus sueños. Que no les sea preciso para elevar sus casas y encender sus hogares recorrer muchas leguas, abandonar sus seres, añorar sus orígenes y envejecer llorando porque nunca volvieron. Que la Historia nos sirva para aprender un poco, para no despreciar lo conocido y válido, lo de madre común. Para dar a los nuestros lo que es nuestro. Que nos unamos más, en vez de disgregarnos, y seamos capaces de pisar el orgullo y guardar para siempre la palabra que humilla o hiere o incapacita. Es mi deseo.
Que la salud despliegue, mañana tras mañana, sus rayos vigorosos en todos los confines y no nos abandone, mientras sepamos ser agradecidos, fieles, desprendidos y honestos. Es mi deseo. Para quienes son mucho y no poseen nada por ser tanto y tan poco. Para quienes, sin nada, son y quieren y pueden aún con todo y con tanto. Para los que conocen solamente el dolor, tan solo la tristeza. Que llegue un siglo entero de bonanza y ventura, de norte a sur, de oeste a este. Es mi propósito. Os lo deseo.

(Aurelio Glez. Ovies, La Nueva España. Diciembre de 2017)

RECORDATORIOS IMPORTANTES

El Jueves 4 de Enero MISA CANTADA y Concierto de Villancicos a cargo de la “Escolanía San Salvador” y el coro de padres “Amici”, al acabar la Misa de 7:30… ¡Os esperamos!
Comenzaremos los Catecismos el Martes 9 de Enero… ¡Feliz Navidad a todos! Vivamos una verdadera Navidad, la alegría del nacimiento, el encuentro de la familia…

CELEBRACIONES E INTENCIONES DE MISAS

DOMINGO 31 “SAGRADA FAMILIA”, a las 12:30 por…, LUNES 1 “AÑO NUEVO” a las 12:30 por Emilio y Rosario Martes 2 Aniv. Isabel Martínez, Miércoles 3 Aniv. José Manuel Rodríguez, Jueves 4 por Eduardo Esteban, Viernes 5 Aniv. Olvido López, SÁBADO 6 “EPIFANÍA-REYES” a las 10:00 por…, a las 11:30 por..., a las 12:30 por Pepe, Vicente y José; Manuel Fdez.; Tomás y Elisa, José y Filomena, Domingo 7 a las 10:00 por Marcelina y Adolfo, a las 11:30 por…, a las 12:30 por…