HOJA PARROQUIAL

Nº 348  -  31 de Marzo de 2019

CON LOS BRAZOS SIEMPRE ABIERTOS

Para no pocos, Dios es cualquier cosa menos alguien capaz de poner alegría en su vida. Pensar en él les trae malos recuerdos: en su interior se despierta la idea de un ser amenazador y exigente, que hace la vida más fastidiosa, incómoda y peligrosa.
Poco a poco han prescindido de él. La fe ha quedado "reprimida" en su interior. Hoy no saben si creen o no creen. Se han quedado sin caminos hacia Dios. Algunos recuerdan todavía "la parábola del hijo pródigo", pero nunca la han escuchado en su corazón.
El verdadero protagonista de esa parábola es el padre. Por dos veces repite el mismo grito de alegría: "Este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado". Este grito revela lo que hay en su corazón de padre.
A este padre no le preocupa su honor, sus intereses, ni el trato que le dan sus hijos. No emplea nunca un lenguaje moral. Solo piensa en la vida de su hijo: que no quede destruido, que no siga muerto, que no viva perdido sin conocer la alegría de la vida.
El relato describe con todo detalle el encuentro sorprendente del padre con el hijo que abandonó el hogar. Estando todavía lejos, el padre "lo vio" venir hambriento y humillado, y "se conmovió" hasta las entrañas. Esta mirada buena, llena de bondad y compasión es la que nos salva. Solo Dios nos mira así.
Enseguida "echa a correr". No es el hijo quien vuelve a casa. Es el padre el que sale corriendo y busca el abrazo con más ardor que su mismo hijo. "Se le echó al cuello y se puso a besarlo". Así está siempre Dios. Corriendo con los brazos abiertos hacia quienes vuelven a él.
El hijo comienza su confesión: la ha preparado largamente en su interior. El padre le interrumpe para ahorrarle más humillaciones. No le impone castigo alguno, no le exige ningún rito de expiación; no le pone condición alguna para acogerlo en casa. Sólo Dios acoge y protege así a los pecadores.
El padre solo piensa en la dignidad de su hijo. Hay que actuar de prisa. Manda traer el mejor vestido, el anillo de hijo y las sandalias para entrar en casa. Así será recibido en un banquete que se celebra en su honor. El hijo ha de conocer junto a su padre la vida digna y dichosa que no ha podido disfrutar lejos de él.
Quien oiga esta parábola desde fuera, no entenderá nada. Seguirá caminando por la vida sin Dios. Quien la escuche en su corazón, tal vez llorará de alegría y agradecimiento. Sentirá por vez primera que el misterio último de la vida es Alguien que nos acoge y nos perdona porque solo quiere nuestra alegría.

MILES DE COLORES

Cuando era niño me encantaba explorar, investigar sobre todo aquello que me rodeaba: estudiaba el movimiento de las manecillas del reloj, escalaba hasta llegar a la viga donde había anidado una golondrina o buscaba con el dedo la araña que había desaparecido por un minúsculo agujero.
Fue en una de esas exploraciones cuando llegué a la habitación preferida de mi padre. Era una sala grande con muchos libros apilados en el suelo unos encima de otros. Un solo mueble cubría media pared: un armario con la puerta cerrada y con una llave dorada puesta en su cerradura.
Al acercarme comprobé que por una rendija de la puerta asomaba un circulito tejido con lanas de muchos colores. Lo toque y la suavidad de aquella lana me hizo enloquecer. Tiré ligeramente de uno de los remates y el círculo cayó al suelo. ¡Ya era mío!. Salí velozmente de allí con el tesoro entre mis manos.
Recuerdo que en la escalera me tropecé con mi hermano:
-“Papá te busca. Quiere que le acompañes”
-“Dile que no me has visto. No tengo ganas de hacer nada”
Aquella noche no pegué ojo pensando en lo ideal que sería tener más círculos esponjosos y multicolores. Al levantarme, y sin ninguna esperanza, me dirigí al cuarto preferido de mi padre y…¡oh sorpresa! otro circulito mullido y colorista asomaba por la ranura del armario. Como el día anterior tiré y de nuevo se descolgó para mí.
Me fui al colegio con mis dos redondeles de lana uno en cada bolsillo.
-“¿Hoy no has venido con tu padre?” – me preguntó otro niño en la puerta
-“No le necesito. Me fui antes de que se diera cuenta”
Así pasó el tiempo. Todos los días un solo círculo asomaba por el armario y todos los días desaparecía conmigo. Llegué a tener cientos escondidos.
Crecí, me hice un hombre y un día le dije a mi padre: “me voy a descubrir otras ciudades”.
Mi padre se puso contento porque vio que yo era valiente pero se puso muy triste porque me iba lejos de él.
Pasaron los años. Con el trabajo, los amigos y mis muchas ocupaciones no había vuelto jamás al lugar donde había nacido.
Pero de repente mi cabeza (o mi corazón) me dijo que volviera a la casa de mi padre.
Al llegar no había nadie. Me senté en una silla y espere horas y horas.
Me acorde de cuando era niño y de mis andanzas en la habitación del armario. Subí la escalera y allí estaba el cuarto tal y como yo lo había dejado años atrás: los libros, el armario cerrado con su llave dorada,….. Miré la ranura que tantas alegrías me había proporcionado y descubrí que un papelito asomaba por allí…
¡HOLA! TE ESTABA ESPERANDO. PAPÁ
Giré la llave y tuve que pegar un salto hacia atrás y apartarme para no ser aplastado por un montón de círculos tejidos con lanas de todos los colores unidos entre sí formando una especie de manta,… una colcha larguísima que parecía no tener fin.
Me tumbé sobre aquella colcha que me recibía protegiéndome y arropándome suavemente.
Aún seguían manando metros y metros cuando me puse a llorar: allí estaba mi padre con su amor inagotable. Qué pena no haber girado la llave antes.

CUARESMA PARROQUIAL

VIACRUCIS TODOS LOS VIERNES
Como hacemos todos los años, los Viernes de Cuaresma, a las 7 de la tarde, viviremos juntos el Camino del VIACRUCIS, cada semana con un tema distinto, especialmente centrados en todos los que sufren todavía en nuestro mundo. No sólo es el recuerdo piadoso de lo vivido por Jesús, por su camino de entrega y de Cruz, es la manera de actualizar en nosotros el acontecimiento de la vida que se hace más vida cuanto más ama.
 
ESPACIO PENITENCIAL
Todos los Lunes de 6 a 7 de la tarde, crearemos en la parroquia un ambiente de recogimiento, reflexión, silencio y oración, para que puedas pasar un rato tranquilo pensando sobre tu vida y sus actitudes, intentando clarear tus miserias y limitaciones, un momento para pedir perdón…
 
15 MINUTOS CON JESÚS
Todos los Jueves, al terminar la Misa de la tarde, hacia las 8, vivimos un pequeño tiempo de oración pausada y profunda ante Cristo Eucaristía… un buen momento para poner en sus manos los agobios y preocupaciones de la vida… No tengas miedo a la oración, acércate y participa…
 
CUARESMA CATECISMO
En esta 4ª semana veremos como a veces nos pasan cosas que hacen que nos enfademos, incluso lleguemos a gritar, a llorar, a patalear... pero cuando estamos así, hay que parar, respirar y recordar que no estamos solos, y recordar que Dios siempre está contigo y que te puede ayudar a cambiar y a poder ser más feliz, y ver que es mejor estar contento que enfadado.
“Felicidad” – Atacados
LA ORACIÓN DEL MONIGOTE

REVISANDO CRITERIOS DEL CATE

Somos una Parroquia abierta, acogedora, alegre, tenemos un estilo de trabajo muy peculiar, respetamos los ritmos, la libertad, esperamos coherencia y compromiso… Algunos aprovechan y piensan que somos tontos, calculan los pires, entran y salen fuera de tiempo, no participan en las misas… y creen que no nos damos cuenta…
La finalidad del Cate es formar parte de una gran historia y de una comunidad, no un paripé pasajero… Por ello estamos reelaborando los criterios y consejos del cate, para intentar frenar a los aprovechados, los getas y los pasotas…
Si estamos aquí es por una opción libre, todos asumimos un compromiso que nos ha de llevar a una responsabilidad y seriedad en la educación e integración de nuestros hijos en la comunidad y en el Evangelio… El que no se sienta capaz de asumirlo tiene multitud de opciones en otras…

PUNTO DE ENCUENTRO… TERCERA EDAD

Este lunes, a las 5, vivimos un nuevo encuentro para personas mayores que quieran compartir una tarde a la semana para charlar, compartir, encontrarse, tomar un cafetín juntos, reír, escuchar, aprender, descargar los problemas…

EXCURSIÓN FIN DE CURSO

El segundo fin de semana de Junio realizaremos nuestra tradicional Excursión Parroquia de fin de curso, del viernes 7 al Domingo 9. Este año nos adentraremos por tierras portuguesas, pasaremos por Oporto, Braga y Guimaraes… Si quieres participar todavía quedan unas pocas plazas del segundo autobús… No esperes más, anímate…

INTENCIONES DE MISAS

Lunes 1 por …, Martes 2 por…, Miércoles 3 por …, Jueves 4 por Marcelina y dif., Viernes 5 por ..., Sábado 6 por Ramón Ga., Int. Chemari, por los jóvenes; Domingo 7 a las 10:00 por Jesús, a las 11:30 por…, a las 12:30 por MaCarmen; MaPaz

Descargarse la hoja en formato pdf AQUI
Descargarse hojas anteriores AQUI, ir a la sección de Hojas Parroquiales.