HOJA PARROQUIAL

Nº 306  -  3 de Junio de 2018

Papa Francisco Eucaristía Palabras
Excursión Intenciones de misas

PAPA FRANCISCO ACERCA DE LA EUCARISTÍA

“En la Eucaristía, Cristo siempre lleva a cabo nuevamente el don de sí mismo que ha realizado en la Cruz. Toda su vida es un acto de total entrega de sí mismo por amor”.
“Esto significa que la misión y la identidad misma de la Iglesia surgen de allí, de la Eucaristía, y allí toman siempre forma”.
“A través de la Eucaristía, Cristo quiere entrar en nuestra existencia y llenarla de su gracia, para que en cada comunidad cristiana haya coherencia entre liturgia y vida”.
Benedicto XVI acerca de la Eucaristía
“La Eucaristía, fuente y cumbre de la vida cristiana, nos une y nos configura con el Hijo de Dios. También construye la Iglesia, la consolida en su unidad de Cuerpo de Cristo”.
“La celebración dominical de la Eucaristía ha de ser el centro de la vida cristiana”.
“La Eucaristía es el sacramento del Dios que no nos deja solos en el camino, sino que nos acompaña y nos indica la dirección”.
“La Eucaristía es escuela de caridad y de solidaridad”.
“La Eucaristía es nuestro tesoro más valioso. Es el sacramento por excelencia; nos introduce anticipadamente en la vida eterna; contiene todo el misterio de nuestra salvación, y es la fuente y la cumbre de la acción y de la vida de la Iglesia”.
Juan Pablo II acerca de la Eucaristía
“La Eucaristía es misterio de fe, prenda de esperanza y fuente de caridad”.
“La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu Santo”.

EUCARISTÍA Y COMPROMISO DE VIDA

Todos los cristianos lo sabemos. La eucaristía dominical se puede convertir fácilmente en un "refugio religioso" que nos protege de la vida conflictiva en la que nos movemos a lo largo de la semana. Es tentador ir a misa para compartir una experiencia religiosa que nos permite descansar de los problemas, tensiones y malas noticias que nos presionan por todas partes.
A veces somos sensibles a lo que afecta a la dignidad de la celebración, pero nos preocupa menos olvidarnos de las exigencias que entraña celebrar la cena del Señor. Nos molesta que un sacerdote no se atenga estrictamente a la normativa ritual, pero podemos seguir celebrando rutinariamente la misa, sin escuchar las llamadas del Evangelio.
El riesgo siempre es el mismo: comulgar con Cristo en lo íntimo del corazón, sin preocuparnos de comulgar con los hermanos que sufren. Compartir el pan de la eucaristía e ignorar el hambre de millones de hermanos privados de pan, de justicia y de futuro.
En los próximos años iremos viendo cómo personas de nuestro entorno más o menos cercano se van quedando a merced de un futuro incierto e imprevisible.
Conoceremos de cerca inmigrantes, enfermos, familias obligadas a vivir de la caridad, gente desasistida, jóvenes sin un futuro claro... No lo podremos evitar.
La celebración de la eucaristía ha de ser un lugar de concienciación. Necesitamos liberarnos de una cultura individualista que nos ha acostumbrado a vivir pensando solo en nuestros propios intereses, para aprender sencillamente a ser más humanos. Toda la eucaristía está orientada a crear fraternidad.
No es normal escuchar todos los domingos a lo largo del año el Evangelio de Jesús, sin reaccionar ante sus llamadas. No podemos pedir al Padre "el pan nuestro de cada día" sin pensar en aquellos que tienen dificultades para obtenerlo. No podemos comulgar con Jesús sin hacernos más generosos y solidarios. No podemos darnos la paz unos a otros sin estar dispuestos a tender una mano a quienes están más solos e indefensos.

 

El Papa habló a los jóvenes y utilizó tres palabras para marcar su mensaje: presencia, comunión y misión.
Presencia porque “Jesús está con nosotros, está presente en nuestra historia… camina con nosotros, aunque no lo conozcamos, pensemos en los discípulos de Emaús”…. para recorrer este camino de ayudar a levantar a otros… necesitamos de los encuentros personales con Jesús, momentos de oración, de escuchar la Palabra de Dios”. Y preguntó: ¿cuántos de vosotros leéis dos minutos el Evangelio en el día? Dos minutos, eh. “… mientras vas en el bus, mientras vas en el tren, o te paras y te sientas en tu casa, lo abres y lees dos minutos, ¡prueba! Y vas a ver cómo te cambia la vida, ¿por qué?, ¡porque te encontrarás con Jesús!”.
Comunión porque “no vamos solos escribiendo la historia, algunos… piensan que solos o con sus planes van a construir la historia; ¡Somos un pueblo! Y la historia la construyen los pueblos”. “Jesús cuenta con todos… con cada uno. Os invito a ser partícipes, protagonistas desde el corazón, de este acontecimiento especial, tan importante, no te quedes al margen, comprométete, di lo que piensan… ¿cómo vives?, ¡comparte lo que vives!”.
Misión porque se nos llama a ser “Iglesia en salida, en misión. Una Iglesia misionera, no encerrada en nuestra comodidades y esquemas, sino que salga al encuentro del otro”. “Muchas veces habéis oído decir que vosotros sois el futuro, del mundo y de la Iglesia, el futuro está en vuestras manos, es verdad, porque nosotros nos quedamos, y vosotros seguís; pero cuidado, un futuro sólido, un futuro fecundo, un futuro que tenga raíces”.

EXURSIÓN PARROQUIAL A LA MANCHA

Del Viernes 8 al Domingo 10… Este domingo no habrá misa de niños a las 11:30, pero si la tendremos el resto de domingos de Junio…

INTENCIONES DE MISAS

Lunes 4 por…, Martes 5 por José y Diamantina, Miércoles 6 por Eduardo Esteban, Jueves 7 por Marcelina y Jaime, Viernes 8 por…, Sábado 9 por Int. Chemari; jóvenes, Domingo 10 a las 10:00 por… (No hay misa de 11:30) y a las 12:30 por Aniv. Juan Carlos Fdez. Casais

Descargarse la hoja en formato pdf AQUI
Descargarse hojas anteriores AQUI, ir a la sección de Hojas Parroquiales.